October 17, 2011

MERCAT DE LA TERRA: ARRELS





Os presento el mercado de las raices y nuestro puesto alchupchup, esta del pañuelo rojo soy yo y mi compi de aventura es Marian. Haber si me hago con una foto donde estemos las dos.









Cuando nos llegó un e-mail al correo con una invitación para participar en este mercado, ni nos lo pensamos....¡ cuanto tiempo llevamos queriendo lanzarnos en un proyecto parecido! Así que con entusiasmo, optimismo y una energía desbordante, nos preparamos para el gran día.
Era la primera vez que nos poníamos en un mercado, sin experiencia, pero con muchísimas ganas. Cuando nos vieron llegar con todo lo que habíamos preparado nos dijeron que las primeras veces siempre haces de más. Lo cierto, es que este día se dieron todos los factores para que "el día de mercado" haya sido un éxito. Era festivo, había un desfile en zona cercana, era el primer mercado y vinieron muchos conocidos, llegamos a los casi 30º y estábamos a la sombrita de unos generosos árboles y un alto ayuntamiento, etc,etc...

Todos los que estuvimos en el mercado somos agricultores, productores y artesanos de la zona (Alacant), y vendimos directamente nuestros productos a las personas. No utilizamos pesticidas, nuestros alimentos están libres de sustancias químicas y también nos mueve una ética a la hora de adquirir productos de la zona, temporada, comercio justo, etc.
Este mercado es una vía más para que la gente se conciencie de qué es lo que consume y cómo. No podemos estar ciegos. El conocimiento nos hace libres.

Cuando empecé en esta andadura hace años, mi principal resistencia a éste modo de vida era que los productos ecológicos tienen fama de caros y a veces lo son. Pero valen lo que valen por muchas razones. La principal razón debería ser que a los agricultores o ganaderos se les paga un precio justo y luego para llegar a nuestras casas casi siempre hace falta un intermediario, y aquí está el problema, normalmente el intermediario se aprovecha del productor y del consumidor.

Pronto me dí cuenta que si seguía un ritmo de consumo y ecológico (cuando me refiero a un producto ecológico, me da igual que tenga sello o no, siempre que sepa cual es su procedencia y esté libre de pesticidas y no venga de la explotación de las personas) , era imposible de llevar y vas aprendiendo a modificar conductas estúpidas, cambiando costumbres y dietas. Lo cierto es que se aprende mucho si se tiene interés y somos un poco más libres cuando no nos dejamos llevar por la inercia. Lo cierto también es que a TODOS los que tienen poder y dinero, les interesa que no pensemos, que no seamos críticos y sobretodo, les interesa destrozar la educación de las personas, el conocimiento. De hecho nuestras escuelas son el claro ejemplo de la adoctrinación del sujeto, en fin, este es otro tema caliente.

Las grandes superficies se están dando cuenta del cambio y poco a poco vemos como se llenan los estantes de productos ecológicos, pero hay que tener cuidado, normalmente estos lugares están hechos para el enriquecimiento de unos pocos, y dejaran de echarles pesticidas, pero haber de donde proviene el producto y las condiciones del que lo ha trabajado.

Muchas veces lo más sencillo es consumir productos de nuestra zona, sobretodo los frescos, y sé de lugares donde sus gentes cultivan en sus huertas para su consumo y el de sus vecinos.

Al vivir en una ciudad es difícil encontrar huertas cercanas y libres de pesticidas. Así que hace ya casi dos años que pertenezco a una asociación de consumo responsable que gestiona la compra de alimentos a pequeños productores con técnicas nocivas para nuestra salud (hay ya muchas ciudades donde existen estas asociaciones y casi siempre podéis formar parte de ellas si estáis interesados, y si no existen siempre se pueden crear, eso sí, requieren de mucho tiempo y energía). El alimento en sí está lleno de vida y te da vida, no te la quita.

Pensad que jamás rociaríamos el plato con pesticidas antes de comernoslo o servirlo a nuestros hij@s, pensad que siempre podemos poner nuestro granito de arena para que este mundo sea mejor, esto es vital. Sí se puede cambiar el mundo, cambiando nuestras vidas y diciendo adiós al letargo de nuestras mentes y espíritus.

5 comments:

miren said...

No hay fotos? .
De acuerdo en todo lo que dices.
Creo que los calabacines grandones( + de 30 ), muchas veces están fofos y llenos de semillas, aunque no siempre y pueden estar perfectos también.
Besos.

alapatacoja said...

Miren si hay fotos, jejeeje. Es verdad que una imagen vale más que mil palabras.
Como yo ese día estaba muy ocupada me las hicieron y las estoy esperando con mucha impaciencia. De hecho publiqué la entrada pensando que me llegarian ayer...

Besos

miren said...

Estupendas imágenes amiga.
Porque tengo los productos naturales de mi padre, desde el aceite hasta los huevos y verduras, que si no, seguro seria de una asociación de esas.
Besos.

Kako said...

Esos mercados me encantan!, justamente tengo uno mañana en mi pueblo y no podré ir porque tengo el picnic, pero siempre que puedo me paso.
Un beso.

Silvia Vázquez said...

Hola, a mi me gustaría poner un puesto en ese mercado, soy artesana y no sé con quien tengo que hablar, ¿podrías pasarme algún email o web..? gracias. mi mail es silviavcastillo@gmail.com