December 15, 2010

Panettone




Ayer me atreví con una receta de un blog de la que soy fan, todas sus recetas son fantásticas, y siempre me han dado muy buen resultado y con esta no esperaba menos.
Desde hace dos Navidades a mi hermano pequeño, bueno no tanto ya, le ha dado porque terminemos la comida de Nochebuena con un Panettone, el caso es que a mí me encanta este postre, pero claro, después de el atracón a comida, el postre ya cuesta un poco que entre...Para darle la sorpresa este año, y llevar uno casero, ayer hice la prueba y no podría estar más contenta. Muy recomendable esta receta, están bueniiiiísimos.
Lo único malo de esta entrada... la foto, la próxima prometo ser más cuidadosa y tener más paciencia, los virus intestinales me ponen con pocas ganas de hacer cosas.

Besos


Ingredientes ( Cambié un poco la receta original, con lo que tenía por casa, os pongo lo que utilicé)

250 gr de harina fuerte
250 gr de harina fuerte tamizada
100 gr de azucar de caña
70gr de leche templada
50gr de agua templada
25gr de levadura fresca
1/2 vaina de vainilla
Una pizca de sal
180gr de mantequilla
3 yemas de huevo más uno entero
100gr de chocolate negro 73%
100gr de dátiles frescos
miel
azúcar glas


Así se hace:
Preparar la primera masa con la harina de fuerza, el agua y la leche, y la levadura desmenuzada. No amasar en exceso.
Dejar reposar en un envase cerrado y dejar leudar en un ambiente cálido durante cinco o seis horas.

Transcurrido este tiempo deshacer la masa y mezclarla con la harina tamizada, el azúcar y la vainilla. Se añaden los huevos y se amasa, cuando estos estén bien integrados en la nueva masa ir añadiendo la mantequilla en pomada poco a poco, trozo a trozo, hasta que cada pedazo sea absorvido por la masa. Por último añadir la sal.
La masa estará lista cuando aun siendo muy oleosa no se pegue al recipiente o al banco de cocina. Esta nueva masa tiene que reposar otras dos horas en un recipiente cerrado.

Al cabo de este tiempo se añade el chocolate y los dátiles cortados en trozos sin amasar demasiado. se guarda en un recipiente cerrado en la nevera y se deja descansar doce horas ( toda la noche es bastante práctico).

Al día siguiente se pone la masa en el banco y se estira un poco con el rodillo en forma de rectangulo, se pliega en tres horizontalmente y se vuelve a plegar en tres verticalmente. Se corta esta masa en 12 trozos y cada trozos se le pliega de modo R, llevando cada punta del cuadrado al centro. Se pone la masa en los moldes (utilicé el de los muffins y forrado con papel vegetal preparé unas capsulas más altas) con la costura hacia abajo, se pinta con un poquito de mieel y se espolvorea con azúcar glas. Se hacen unos cortes superficiales en cruz en cada trozo y se deja leudar en un ambiente cálido entre tres y cinco horas.

Al horno! precalentado a 200º, 5 min, con calor arriba y abajo. Bajar la temperatura a 180º y hornear durante 10 minutos más, bajar a 170º y hornear durante 12 minutos. Estos son los tiempos que utilicé con mi horno, aun así me quedaron bastante blanquitos, en la receta original eran otros tiempos, dependiendo de cada horno.

1 comment:

cannella said...

Gracias gracias gracias, es un honor para mí aparecer aquí.
Un beso.