November 20, 2011

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y JENGIBRE CONFITADO




Esta es una versión que inventé del bizcocho clásico de zanahorias. Sólo tiene en común con ellos que lleva zanahoria y jengibre, pero se trata de un bizcocho bastante húmedo vegano que a mí me encanta y no tiene nada que ver con el clásico.

Ahora me ando estrujando los sesos para la próxima feria que será el próximo domingo, probando e inventando recetas sin huevo, sin gluten, sin azúcar.... La verdad es que es muy interesante y un reto, no es tan complicado y los resultados me dejan aveces perpleja.
Al no llevar alimentos de origen animal, además de dejar menos huella ecológica en el planeta, el bizcocho se mantiene en buenas condiciones durante más tiempo ¿podemos pedir más? Pues sí, podéis cambiar la zanahoria por cualquier otro puré de fruta que tengáis en la despensa. Si utilizáis manzana, acordaros de poner un poquito de canela en vez del jengibre y uhmmm ¡de rechupete! que yo ya lo he probado.

Ah! otra cosa, quitando la cocción de las zanahorias, el resto es un plis-plas.


Ingredientes:

250 gr de puré de zanahoria cocida ( yo la hago al vapor y el sabor es intenso)
150 gr de azúcar de caña integral o la mitad de sirope de ágave
50 ml de leche vegetal de almendra
60 ml de aceite de girasol prensado en frío
140 gr de harina de espelta
100 gr de almendra picada no molida
40 gr de jengibre confitado cortado groseramente
1/2 cucharadita de postre de levadura
1/2 cucharadita de postre de bicarbonato



Así se hace:

Precalentar el horno a 175º

En un bol poner todos los ingredientes líquidos, incluido el azúcar y mezclar bien.
En otro bol poner la harina con la levadura y el bicarbonato y mezclar. Añadir esta mezcla a los ingredientes húmedos y remover con un tenedor hasta que esté integrado, no remover demasiado. Echar el jengibre y la almendra y mezclar.
Introducir en un molde de 20cm aprox engrasado con aceite o margarina vegana no hidrogenada y hornear durante 40 minutos aproximadamente. al ser un bizcocho muy húmedo al hacer la prueba del palillo no sale totalmente limpio, pero casi.

Al desmoldarlo hay que llevar mucho cuidado para que no se nos rompa, ya que al no llevar huevos no queda tan armado.

Probarlo, es increíble lo que se puede hacer "sin".

8 comments:

miren said...

Buen invento, ahora mismo me zampaba un trozo; voy a ver cómo confitar jengibre.
Feliz domingo.

Núria said...

Que rico, me encanta la textura que tiene...besos

Kako said...

El agave queda tan bien en bizcochos, yo siempre lo uso.
Sin dudas se puede comer rico y sin azúcar, esto se ve delicioso.
Bss

Chez Lola said...

Gracias por pasarte por chez. desde agosto que le diagnosticaron a mi marido muchisimas intolerancias como al huevo, almendras, avellanas, todos los cerales menos arroz, a laleche, soja, etc... llevamos tres meses estrujandonos la cabeza para idear recetas permitidas. Las publico alternas los lunes y tengo programadas hasta marzo porque estamos en casa adaptando todo lo que se pueda. Felicidades por el blog. Bs

Lídia said...

Que buena es la zanahoria con el jengibre!
ahora me comeria un trocito!!

Besos!

Juana y Tito said...

Hola encantadiiiisima de conocerte!!...me gusta tu visión del mundo y de tu conciencia medio ambiental!
he leido tu anterior post sobre el cancer-desodorante..mira, yo hace un año probé con una piedra (no recuerdo el nombre)..pero regresé a las malas costumbres porque no sentía que hiciese mucho :(
tu opción es muy interesante y creo que me animaré..además en casa siempre tengo bicarbonato para hacer mis galletas!!!!!
tu bizcocho es estupendo y una alternativa vegana al carrot cake!

Muchos besos!!!
Juana

Esther said...

Me pongo a buscar ese jengibre confitado y lo preparo, se ve espectacular.
Bss

La Paxarina said...

estaré atenta a esos experimentos que comentas.
Desde leugo este tiene una pinta muy buena.

Besinos, me quedo por aquí si te parece.