December 05, 2011

TARTA DE CALABAZA


Este es otro de mis ensayos "sin". Esta vez quería prescindir del azúcar y que el postre fuera de lo más sano posible. También quería que le gustase a los niños, así que la misma tarde que lo preparé lo ofrecí a cuatro niños...sólo le gustó al mio, y a los mayores les encantó.

Al ser una prueba utilicé un molde pequeño rectangular de 18x10x5 suficiente para un buen trozo para seis personas o ocho más pequeños después de una copiosa comida. También cambiaria el modo de presentación. Al no tener grasas animales ni estar horneada, la textura se queda muy blandita, tipo mousse. Así que la próxima vez lo serviría en copas o vasos individuales. El resultado de lo más saludable y muy bueno.

Lo que no sé es porque he tardado tanto tiempo en cocinar la calabaza, me hacía cremitas, o caía un trocito en una olleta gitana, pero poco más. Es muy agradecida y si se compra o te la regala alguien de confianza o ecológica se puede cocinar con la piel y aprovecharla al cien por cien. Esta calabaza venia de un huerto cercano en el que no utilizan pesticidas, así que la lavé y la cociné al vapor.


Ingredientes:

150 ml de leche de avena o vegetal
350 gr de puré de calabaza
100 gr de queso batido o yougurt de soja o yougurt de vaca ( yo utilicé queso batido 0% grasa)
50 gr de crema fraiche
100 gr de dátiles
1/4 de cucharadita de canela
1 cucharada de postre bien colmada de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharada sopera de sirope de ágave.
18 galletas al gusto rectangulares o redondas, según el molde.

Así se hace:

Mezclar el puré de calabaza con la canela, el queso batido, la crema fraiché y los dátiles. Triturar en un robot de cocina hasta hacer puré. Reservar.
En un bol pequeño poner la leche y mojar las galletas y ponerlas en la base del molde, cubrir con una tercera parte de la crema reservada. Volver a hacer otra capa de galletas y otra de la crema. Cubrir con otra capa de galletas y el tercio de crema que quede mezclarla con el cacao en polvo y el sirope, mezclar bien con una espátula, hasta que quede bien integrado y cubrir con esta mezcla la última capa de tarta.
Refrigerar durante dos horas por lo menos.
Yo la metí en el congelador veinte minutos antes de servirla y estaba rica, rica.

8 comments:

Núria said...

Me ha encantado y quiero probarlo...una pregunta en vez de dátiles (que en casa no gustan mucho) que otra opción me das???
besos

Mijú said...

Muy buena tu tarta.
Un saludito

Isabel said...

Divina, los dátiles dan ese toque oriental y una jugosidad genial!!

Kako said...

Estupendo tu experimento, tanto que me lo llevo, tengo mucha curiosidad por usar dátiles para endulzar.
No cabe dudas que a los otros niños no les gustó porque de seguro se llenan de bollería industrializada, pobres.
Estupenda receta, besos!!

Kako said...

Que felíz me has hecho con tu comentario!!!
Me ha encantado que probaras la crema de peras, verdad que es deliciosa???, yo también la tengo pensada para fiestas, de hecho compré una bolsa de 3 kilos de peras, la mantego congelada por si te interesa, queda estupenda!
Un abrazo grande!!

Chelo.-Cogollos de Agua said...

Me encanta tu experimento,es que la calabaza en los dulces da mucho juego, ahora que has probado seguro que nos enseñas más dulces con ella.
Un beso

alapatacoja said...

Gracias por los comentarios, me hacen mucha ilusión.

Nuria, puedes probar a poner sirope de ágave, pero teniendo en cuenta que es líquido y la textura será más blandita, así que yo lo haria en moldes individuales para que lo puedan comer con cuchara, por ejemplo en una copa. Y usaria la mitad del peso de los dátiles y luego probaria y ajustaria el dulce. ¿las pasas os gustan? ¿o los orejones?
También puedes utilizar melaza de arroz, un endulzante muy natural ideal para los niños.

Besos y espero que salga bien con los nuevos cambios, ya me contaras

Mª Ángeles said...

¡qué buena pinta tiene esta tarta, seguro que estaba riquísima! Y es muy original la mezcla de ingredientes.